Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Noticias
26 ºC
Despejado
Usted está aquí » Noticias » via La Autentica Defensa »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoVia La Auténtica Defensa: Noticias de Campana

Vía http://www.laautenticadefensa.net - Edición del 08/nov/2018





Marisa Mansilla

La reposición de "Madre Coraje" de Bertolt Brecht en el Teatro Regio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con la actuación protagónica de Claudia Lapacó, y la lectura de "El círculo de tiza caucasiano" en los encuentros de los talleres de lecturas críticas "Álgebra y Fuego" a fines de octubre y comienzos a mediados de noviembre favoreció que volviéramos a investigar la figura de este talentoso dramaturgo y poeta alemán que nació en 1898 en Augsburgo, en el seno de una familia burguesa acomodada y que falleciera en 1956 en Berlín Oriental, quedando la duda de si su muerte no fue producto de un "tratamiento mortal deliberado" dado que pretendía hacer una denuncia contra un dirigente de la Seguridad del Estado, tal como lo reveló en el quincuagésimo aniversario de su muerte el director de la Stasi.

"Madre Coraje" se representó en Bs. As. en 1954 con la actuación de Alejandra Boero en el papel de Anne Fierling, la Madre Coraje, y en 1989 con Cipe Lincovsky, y "El círculo de tiza caucasiano" se representó en el teatro IFT por primera vez en 1959, en 1972 en la sala Martín Coronado del Teatro San Martín con Norma Aleandro en el papel de Grushe, y nuevamente en el Teatro IFT en 1983; lo que habla del gusto del público argentino por la obra de Brecht y de su vigencia por más de 60 años.

EL TEATRO QUE CREÓ BRECHT

Los años en los que transcurrió su vida, su juvenil experiencia como enfermero en un lazareto durante la Primera Guerra Mundial, su formación ideológica y su aguda , lúcida y crítica percepción de la realidad lo llevaron a "patear el tablero" en cuanto a las formas tradicionales de hacer teatro de su época e innovar no sólo en la construcción de historias y conflictos que atraviesan sus personajes, sino también en la manera de llevarlas a escena , por lo que su teatro se hará acreedor de las denominaciones de "épico", "dialéctico", "didáctico, "moral", "del distanciamiento" que él mismo y sus críticos le otorgaron, y que ha dejado un legado tan importante en las puestas teatrales de la segunda mitad del siglo XX y hasta nuestros días que vale la pena intentar una descripción breve para los lectores de esta columna.

En 1926, en una encuesta sobre "los mejores libros del año" Brecht mencionó una recopilación de documentos fotográficos sobre la Gran Guerra titulado "Guerra a la guerra", y en sus obras, escribir sobre la guerra, el avance del nazismo, la explotación del hombre por el hombre, las miserias humanas, la insípida, farsesca y falsa moralidad de una burguesía decadente fue una apuesta muy fuerte que él hizo extensiva también a otras actividades artísticas, por ejemplo increpó a los pintores abstractos diciendo : "Mostrad más bien cómo en nuestra época el hombre es un lobo para el hombre" acudiendo a la célebre frase de Plauto, retomada luego por Hobbes en su "Leviatán". Y en sus "Escritos sobre teatro" afirma: "El desorden del mundo, ahí está el tema del arte. Imposible afirmar que, sin desorden, no habría arte, y tampoco que podría haber uno: no conocemos ningún mundo que no sea en desorden.

Aunque las universidades nos susurren sobre la armonía griega, el mundo de Esquilo estaba lleno de luchas y de terror, y asimismo el de Shakespeare y el de Homero, de Dante y de Cervantes, de Voltaire y de Goethe. Por muy pacífica que pareciera la representación que hacían del mundo, siempre hablan de guerras, y cuando el arte se pone en paz con el mundo, siempre firma la paz con un mundo en guerra."

PÚBLICO ACTIVO

Para Brecht, su teatro "épico" si bien representa situaciones que expresan una determinada interpretación de lo que sucede y cómo es el mundo, apela y enfrenta al espectador a situaciones en las que deben producirse cambios y lo compromete a ellos. El público ya no puede estar pasivamente sentado en su platea cumpliendo con su rol de mero espectador teatral, habiéndose despojado de sus preocupaciones cotidianas así como de su sombrero y su abrigo en el guardarropas.

El arte no debe ser consumido como una droga alucinógena o relajante, debe colocar al público en la posición de un observador reflexivo, crítico, productor de sentidos y cambios, capaz de actuar y transformar la sociedad. Brecht contrapone totalmente esto al estado de catarsis aristotélico, en que el público se identificaba sensiblemente y sufría con los conflictos que debían afrontar los personajes del teatro clásico y al compadecerse de su trágico destino se sentía a sí mismo mejor, más noble, más bueno. Su teatro épico pretende no reconfortarlo sino más bien sacudirlo, y es a la vez dialéctico porque la marcha y contundencia de sus historias llevan al público a planteos políticos y síntesis que provocan o deben provocar transformaciones superadoras.

Es a la vez moralizante y didáctico, no a la manera medieval proponiendo un modelo de religiosidad y bondad cristiana ejemplares que conducirían al bien y el orden social, sino más bien buscando la desalienación del público de la sociedad enferma y construyendo una nueva moral. Pero el teatro de Brecht sobre todo no quiere ser un teatro tradicional en sus formas de representación. Impactado por la sangrienta represión policial de la semana del 4 al 13 de marzo de 1919 a los trabajadores y revolucionarios espartaquistas en su obra "Tambores en la noche" el actor reflexiona al finalizar la pieza y sacude al auditorio de esta manera: "Todo esto no es más que puro teatro. Simples tablas y una luna de cartón. Pero los mataderos que se encuentran detrás, esos sí que son reales."

Es el inicio de las reformulaciones que conducirán al teatro "del distanciamiento" en las que el público no percibirá al correrse el tradicional telón el cuidado living de una casa o un paisaje urbano o campestre inmaculado, a partir de allí irá surgiendo toda una ingeniería escenográfica que apunta a la visualización de que se está frente a una elaborada puesta teatral con un despliegue y potencia visual inusitada hasta ese momento. Escenarios giratorios dinamizarán la puesta, una pantalla para proyectar filmes y diapositivas complementará las acciones llevadas a cabo en el escenario, plataformas levantadas a diferentes alturas permitirán que los actores lleven a cabo acciones simultáneas, planos o tabiques móviles que los mismos actores desplazarán sobre el escenario abrirán o cerrarán diferentes espacios o ambientes de representación teatral, cintas transportadoras, etc. sorprenderán a un público clásico.

Asimismo, y como ya había sucedido con la puesta de "Tambores en la noche", los actores podían quebrar la ilusión de la cuarta pared translúcida levantada entre el escenario y la platea, salir de su papel y el texto que decía a los demás actores de la obra, dirigirse al público, provocar con algún comentario mordaz una reflexión o inclusive la suficiente "incomodidad", con la intención de generar una acción posterior consecuente, y luego volver a su rol dramático, volver a meterse en la obra, en sus líneas, propias del personaje que estaba encarnando y continuar.

Nuestro teatro hoy en día debe mucho a las renovaciones del teatro de Brecht y nuestra postura como público, según como cada uno interprete la función del arte es diversa, hay crítica teatral que apoya la teoría de que el teatro brechtiano ya está caduco y otras rescatan su perdurable vigencia. Será cuestión de ir a ver sus obras cuando éstas se representen o bien leerlas atendiendo a su encuadre histórico, ideológico y a la propia sensibilidad de cada uno.

Marisa Mansilla. Taller Álgebra y Fuego / marisamansilla2000@yahoo.com.ar


Nuestro teatro hoy en día debe mucho a las renovaciones del teatro de Brecht.

Este artículo se muestra en "Portal de Campana" de forma temporal y automática. Sin modificaciones.
Por temas de Copyright se incluye un link al artículo original en http://www.laautenticadefensa.net.

 





 






Se han visto 32204572 Páginas, desde el sábado, 23/jun/2007
OnLine: 187 personas (187 visitantes anónimos)
© Portal de Campana, Ciudad de Campana, Buenos Aires, Argentina
• Condiciones de Uso • Formulario de Contacto •
Owner: MatrixWay  
Campana - Bs.As. - AR - lunes, 19/nov/2018 - 12:25
Web Dinámica, Sistema FuncWay