Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Noticias
20 ºC
Cubierto
Usted está aquí » Noticias » via La Autentica Defensa »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoVia La Auténtica Defensa: Noticias de Campana

Vía http://www.laautenticadefensa.net - Edición del 15/abr/2018



Felipe Modarelli se ilusiona con la posibilidad de participar de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 que se desarrollarán en octubre en Buenos Aires. En un mano a mano con La Auténtica Defensa, el remero del Campana Boat Club repasó sus inicios y su crecimiento en el deporte, al tiempo que dio muestras de una madurez que, a sus 17 años, asombra.

Cuenta que su primer objetivo como deportista es entrenarse al máximo para saber hasta dónde puede llegar. Tiene apenas 17 años (cumplidos en febrero) y, como él mismo lo reconoce, ya ha llegado muy lejos. Sin embargo, no se conforma: sabe que todavía tiene mucho camino por recorrer en el remo. Y, sobre todo, sabe que "llega un punto y un nivel que gana el que entrena con más calidad" y que "el talento se acaba o es superado por la voluntad". Sí, esa es la madurez que tiene como aliada Felipe Modarelli, el remero del Campana Boat Club que integra la Selección Argentina Junior y que se prepara para el Sudamericano de Chile, aunque con la mira puesta en participar de los Juegos Olímpicos de la Juventud que se realizarán en octubre en Buenos Aires.

Felipe dialogó en exclusiva con La Auténtica Defensa y respondió diez preguntas sencillas, entregando diez respuestas riquísimas, que exhiben una madurez inusitada para un adolescente como todavía lo es él.

-¿Cómo comenzó tu historia con el remo?

-Yo siempre fui de hacer deporte, creo que si no fueron todos, probé la gran mayoría de los deportes que ofrece el Campana Boat Club. Pero me pasaba lo mismo con todos: empezaba entusiasmado, aguantaba un año y después perdía la motivación. Ninguno tenía algo que lograra engancharme. Uno de los deportes que probé fue Optimist y me gustó bastante la experiencia de estar en el río. Pero de entrada me llamó mucho la atención el remo ya que los chicos que lo practicaban entrenaban en el mismo ámbito que nosotros, así que pregunté si podía empezar. En ese momento yo era muy chico, tenía unos 10 años, así que me dijeron que tenía que desarrollar y ´´armar´´ un poco mi cuerpo durante unos años. Por ese motivo empecé natación y practiqué natación hasta los 12. Volví a remo y el entrenador de los promocionales, en ese tiempo Nicolás Sánchez, me dijo que podía empezar y desde el principio me atrapó. Infinitamente más que los otros deportes.

-Tu paso por el remo promocional fue muy breve, mucho más corto que el de la mayoría de los remeros. ¿Te dabas cuenta de que ibas rápido, de que ibas a llegar lejos?

-Sinceramente no recuerdo si fue más breve de lo normal, pero si me acuerdo que aprendí muchísimo durante el tiempo que estuve. Lo más importante que aprendí, gracias a Nico, mi entrenador, fue como funcionaba el remo. No sé si es para mal o para bien pero el remo es muy selectivo, las cantidad de personas que compiten a nivel oficial no son muchas y menos en Argentina, y este número de personas se va achicando cada vez más a medida que el nivel va subiendo ya sea en un Campeonato Sudamericano y mucho más en un Mundial. Las plazas para competir se cuentan con los dedos de las manos en ese nivel y es algo que hay que saber y tener bien en claro desde que entrás en este deporte. Lo que me sí me di cuenta desde un principio es que quería llegar lejos y que tenía ciertas condiciones, pero que también me faltaban muchas.

-¿Preferís remar corto o largo? ¿Por qué? ¿Cuál es tu bote preferido para remar? ¿Y cuál ha sido o es tu compañero favorito de bote?

-Siento que todos los botes tienen algo bueno y que me gusta. El single tiene la ventaja que te demuestra como andas individualmente; el dos sin timonel te demuestra que tenés que ser uno con tu compañero y así con todos. Pero si tengo que elegir prefiero remar remo largo. ¿Por qué? No tengo un porqué, simplemente es lo que más remo, y me gusta esa cierta dificultad de encontrar un compañero o varios compañeros que remen parecido. Y con los compañeros pasa lo mismo, no hay uno mejor, todos te enseñan algo. Lo que sí es importante es tener una relación sana con todos, poder decirse las cosas sin que haya enojos e insultos. Dentro del bote siempre hay peleas, pero lo importante es que queden dentro del bote. Tampoco hace falta ser mejor amigo o tener una relación profunda o personal con tu compañero. Pero sí la confianza es fundamental, si tu compañero no te la genera o vos no se la generas a tu compañero, el bote va a tender a fallar.

-¿Hay algún remero, a nivel mundial, por el que tengas admiración o que tengas como referente? ¿Y de Argentina?

-Soy muy colgado con aprenderme nombres, o de que país es este remero, o cual es la marca personal de otro, si rema largo o corto. Así que me cuesta sentir admiración por alguien porque nunca me acuerdo quiénes son. Al único que sigo diariamente es a un británico que se llama Pete Reed, es 3 veces campeón olímpico y 5 veces campeón mundial. Y la razón por la que lo sigo es porque en su página de Instagram tiene un proyecto que comenzó este año, se trata de una serie de fotos diarias acompañadas de algún consejo para mejorar en tu vida deportiva, pautas de alimentación, ayuda en el bote, tips para comidas y cosas así. Es muy interesante que alguien de este nivel de información tan valiosa y que ésta esté al alcance de cualquier remero. Y a nivel argentino no sé si es admiración pero sí siento mucho aprecio por algunos remeros de la Selección Mayor que nos dieron muchos consejos, compartieron días de concentración con nosotros o entrenaron a la par nuestra para ayudarnos a mejorar. Uno de ellos por ejemplo es Cristian Rosso (NdR: finalista olímpico y del mundo, campeón panamericano, sudamericano, argentino, y "Role Model Athlete" de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018).

-Tu hermana Juana contó que se puso muy nerviosa antes de su primera regata en promocionales. Vos, ¿cómo manejas los nervios y la presión? ¿Podés dormir bien la noche anterior? Desde el embarque hasta el "Go" del árbitro, ¿cómo lo vivís?

-Los nervios siempre están. El entrenador que nos está entrenando ahora y que está a cargo del programa 2018, Martin Cambareri, siempre dice que cuando no sintamos nervios antes de una regata es porque no nos importa más. Lo importante de estos es controlarlos, una vez que suena el "Go" esos nervios tendrían que irse y hay que concentrarse en la regata. Es importante estar confiado en que hiciste el mejor entrenamiento posible para hacer tu mejor regata posible. Si vos no confías en tu entrenamiento los nervios no se van en toda la regata y ahí es cuando cometemos errores. Las medallas no se ganan los fines de semana, se ganan en los entrenamientos y el sábado y el domingo se van a buscar. El color de ella depende de qué tan bueno haya sido tu entrenamiento, no de lo bueno que seas o digas ser. Yo viví ambas experiencias: las de llegar confiado y seguro de mí mismo y también llegar con dudas, por lo general estas últimas son las que decís "esta regata es fácil" o "a este ya le gane muchas veces", entonces vas con la guardia baja a esperar que sea fácil. El remo no es un deporte contra otros, es un deporte contra vos mismo y el reloj; los otros son un factor que vos no podes manejar, y lo que vos no podes manejar en una regata no te ayuda.

-No has sufrido demasiadas derrotas en tu carrera deportiva, pero, ¿cuál ha sido hasta ahora tu mayor frustración o decepción en el remo? ¿Y cuál ha sido tu momento más feliz?

-En realidad yo siento que sí sufrí varias "derrotas", pero esto hay que agarrarlo con pinzas. No salir primero no siempre es perder, y aunque esto suene conformista es la verdad. Por ejemplo el año pasado fuimos a un viaje a Alemania donde había mucho nivel y clasificamos a la final A tras un heat bastante fácil. Así que la opinión que todos tenían era bastante obvia y era que habíamos clasificado solo porque habíamos tenido un heat fácil. Pero en esa final salimos cuartos peleando una medalla de bronce. Al otro día corrimos contra los que nos habían ganado el día anterior pero esta vez fuimos con otra mentalidad, sabíamos que mejorando algunos errores les podíamos ganar y efectivamente les ganamos. Entonces sí, el primer día salimos cuartos y si este bote nos ganó, pero no nos quedamos con la derrota sino que mejoramos, corregimos errores y fuimos más efectivos al otro día. Así tuve un montón de "derrotas". Algunas de ellas fueron devastadoras y me quede con mal sabor pero otras como estas me ayudaron a mejorar, y no solo gracias a mi si no también gracias a todas las personas que me ayudan y me apoyan en esto que hago.

-¿Qué consejos le darías a Juana, tu hermana, que recién comienza a remar? Qué le dirías a un chico que nunca remó para que se acerque a hacerlo?

-A mi hermana le diría lo que ya dije anteriormente, que este es un deporte de selección, donde pocos llegan y hay que saber eso tanto para bien como para mal. A lo que me refiero es que si llegás no es porque tenés suerte o porque el otro es peor que vos: es porque sos bueno. Y si no llegas pero diste todo obviamente vas a tener un tiempo de bajón anímico, pero hay que corregir errores y volver a entrenar y volver a intentar. Lo importante siempre es dar todo, de manera de tener siempre la satisfacción de que llegaste lo más lejos posible y no poder recriminarte nada. Y para la gente que no hace remo le diría que lo prueben, que al principio por ahí es aburrido ya que estás en botes de enseñanza que son pesados y lentos, pero después de eso comenzás a mejorar y entrás en un deporte lleno de competencia y que te da eso de demostrarte que te podés superar a vos mismo. No es por desprestigiar a ningún otro deporte, pero hay algunos que necesitas una habilidad que no todos tenemos. Por ejemplo, el fútbol es un deporte que te tiene que elegir a vos. Yo, aunque entrene toda mi vida, nunca podría ser futbolista, porque no tengo esa habilidad. Pero vos sí podés elegir el remo. Es verdad que necesitas cierto talento y condiciones físicas, pero tenés la posibilidad de mejorar sin necesidad de un talento nato o de ser un crack desde chiquito. A algunos se les hace más fácil, pero llega un punto y un nivel que gana el que entrena con más calidad. El talento se acaba en un momento o es superado por la voluntad.

-Fuiste parte del ocho junior del Campana Boat Club en el Campeonato Argentino 2016. ¿Cómo fue esa experiencia de remar el "Campeón del Milenio" en una regata por el título nacional, bote que no salía al agua desde hace más de 15 años?

-Fue una experiencia muy buena. Fue un objetivo que nos pusimos uno o dos meses antes del Campeonato Argentino y que por ahí con más tiempo los resultados hubiesen sido mejores. El 8 es un bote muy grande en el que dependés de varias cosas. Nosotros en ese momento teníamos un equipo con los tripulantes justos para armarlo y muchos de esos integrantes todavía no éramos de la categoría junior, que fue la que corrimos. De todas formas además de haber sido una buena experiencia fue una regata que dio lugar a que el club se una. Esto lo digo porque en mi opinión el equipo oficial necesita de los promocionales y los promocionales necesitan un buen entrenador o entrenadora que los guie para ser buenos remeros. Si estamos divididos y no tenemos proyecto conjunto, aunque no lo veamos ahora, es algo que no nos va a dejar progresar. Yo creo que no sirve tener 10 o 15 chicos promocionales y que lleguen 2 o 3 a oficiales. Pienso que necesitaríamos 50 chicos promocionales y que lleguen 10 o 15 a oficiales. Somos un club muy bueno con remeros de excelente nivel, pero hay algo que nos juega en contra y es la cantidad de remeros, somos pocos. Estamos teniendo mucha calidad pero nos falta la cantidad para que Campana vuelva a ser un club potencia en Argentina.

-¿Cuáles son tus objetivos deportivos para este 2018?

-Este 2018 está lleno de objetivos. El primero, que creo que debería tener todo deportista, es ver hasta donde llegás. Un objetivo fundamental es ése, no parar jamás, ya que hay veces que quedás debajo de un bote (no quedar seleccionado para un bote específico) o fuera de un viaje pero después de ese bote o de ese viaje casi siempre hay otro, de modo que hay que seguir entrenando. Pero eso ya es personal, de cada uno. Como objetivos concretos para este 2018 serían el Campeonato Sudamericano Junior y Sub-23 de Chile, que es en este mes; el Campeonato Mundial Junior de República Checa, y lógicamente correr los Juegos Olímpicos de la Juventud en octubre.

-¿Te ves en los Juegos Olímpicos de la Juventud?

-Los juegos son un objetivo y una experiencia que me encantaría vivir. Hoy somos cuatro remeros (Agustín Scenna de Mar del Plata, Tomás Herrera de Mendoza y Marco Pagnanelli de Tigre) de los cuales van a quedar sólo dos para los juegos. Estoy feliz de estar donde estoy y sé que es un gran logro, muy por encima del que algún día imagine estar. Así que no sé si decir que me veo en los Juegos; sí sé que me veo peleándola hasta la última prueba que defina el bote.


A sus 17 años, "Feli" muestra un gran aplomo para afrontar el máximo nivel.


UNA PASIÓN. Después de probar varios deportes, el remo lo atrapó cuando tenía 12 años. "Infinitamente más que los otros deportes", recuerda Felipe.


CUATRO PARA DOS LUGARES. Felipe "compite" con Agustín Scenna (Mar del Plata), Tomás Herrera (Mendoza) y Marco Pagnanelli (Tigre) para ver quiénes integrarán el doble que participará de los Juegos Olímpicos Buenos Aires 2018.


Este artículo se muestra en "Portal de Campana" de forma temporal y automática. Sin modificaciones.
Por temas de Copyright se incluye un link al artículo original en http://www.laautenticadefensa.net.

 

Espacio de Participación (0 opiniones)
No hay Comentarios.
 





 






Se han visto 30842581 Páginas, desde el sábado, 23/jun/2007
OnLine: 2 personas (2 visitantes anónimos)
© Portal de Campana, Ciudad de Campana, Buenos Aires, Argentina
• Condiciones de Uso • Formulario de Contacto •
Owner: MatrixWay  
Campana - Bs.As. - AR - lunes, 23/abr/2018 - 21:56
Web Dinámica, Sistema FuncWay